martes, 5 de julio de 2016

La responsabilidad del edil de Acapulco es prevenir el delito: Fiscal de Guerrero



Rosario García Orozco/NOTYMAS
Chilpancingo, Gro., julio de 2016 (NOTYMAS). El incremento en los índices de violencia en las últimas semanas en Guerrero se debe una guerra entre bandas delincuenciales por el control de los territorios, aseguró Roberto Álvarez Heredia, vocero del Grupo de Coordinación Guerrero.

En conferencia de prensa luego de que se llevara a cabo una reunión del Grupo de Coordinación Guerrero, el vocero dio a conocer que los integrantes de ese equipo, "están comprometidos a enfrentar con todo el desafío que está provocando la delincuencia en contra de la tranquilidad de los guerrerenses".

Explicó que el conflicto que tiene Oaxaca ha obligado al desplazamiento de mil 500 elementos de la policía federal que se encontraban en Guerrero, "su ausencia puede ser un factor más, entre otros, que ha traído como consecuencia un incremento en la actividad de los delincuentes en las últimas semanas".

"El mayor enemigo de Guerrero es la violencia provocada por delincuentes, el mayor enemigo de Guerrero no son los maestros, el conflicto magisterial es como una pequeña ruptura que debe terminar lo más pronto posible, porque los verdaderos enemigos son quienes alteran La Paz y cometen delitos", dijo el funcionario estatal.

Y agregó que cuando se llevan a cabo marchas y bloqueos, los elementos policíacos son distraídos de sus actividades para estar pendientes de la movilización "y esto mismo distrae la atención a los problemas de seguridad".

Además hizo el exhorto a los maestros que se movilizan a que tengan una actitud consciente y consecuente que reconozca que el mayor desafío que tienen los guerrerenses es la delincuencia.

Roberto Álvarez aseguró que ni el gobernador Héctor Astudillo ni los integrantes del Grupo de Coordinación Guerrero tienen "ningún ánimo de confrontación con los maestros, y que deben estar conscientes que su propia actuación distrae recursos humanos que deberían ocuparse para alcanzar la seguridad de los guerrerenses".

Por su parte, el Fiscal General del Estado, Javier Olea Peláez, dio a conocer que de acuerdo a las primeras investigaciones, los 3 policías viales que fueron ejecutados recientemente en el puerto de Acapulco, "realizaban actividades de halconeo o informantes de la delincuencia organizada; así mismo se tiene la certeza de que dichos elementos viales participaban con distintos grupos delincuenciales y que fueron ejecutados en el marco del reacomodos de esos grupos en Acapulco".

Y lanzó un mensaje al alcalde porteño, Evodio Velázquez, "su responsabilidad es prevenir el delito y coadyuvar para que este y otros casos más se resuelvan con prontitud y conforme a derecho ya que la responsabilidad frente al desafío de la violencia es de todos".

 Y remató: "la policía municipal de Acapulco es la que tiene la responsabilidad de prevenir el delito y no la fiscalía general. Como de manera desafortunada se ha mencionado".

En relación al incremento de los hechos delictivos en Chilpancingo, Olea Peláez sostuvo se debe a la lucha por el liderato de las células delincuenciales por lo que en las últimas dos semanas se incrementó el registro de hechos delictivos. 


Publicar un comentario