jueves, 23 de junio de 2011

La educación y la cultura del pueblo en la nueva sociedad



Hacia la construcción de una sociedad humana y socialista


(Parte II)

Por Diego Olivera
Es necesario seguir abordando el tema de la educación como impulso hacia una sociedad nueva, porque no sólo importan el conocimiento profesional o intelectual, son fundamentales las normas que rigen la conducta humana, la cual debe transformarse para poder construir un nueva Venezuela. En ese marco decidimos citar a José Marti y al Che Guevara, símbolos junto a Bolívar de una nueva ética revolucionaria.

Por tanto, como funcionarios o dirigentes comunales debemos encarar el compromiso sobre esa integridad y la nuevas formas de Estado, como una ineludible responsabilidad histórica en la construcción  de nuestro modelo socialista,  Para esto nos pareció importante citar a José Marti, héroe de la independencia cubana y gran intelectual, al afirmar en uno de sus discursos “Por la soberbia e injusticia del mundo, la revolución pudiera caer en hombres que olvidasen el derecho y el amor de los que le pusieron en la manos el arma del poder y la gloria. Hay que tenerse en grado igual y sumo la conciencia del derecho propio y el respeto al derecho ajeno, y éste ha de tener un sentimiento más vivos y dedicado que de aquel.

De la misma el Comandante Che Guevara profundizaba en sus escritos sobre la ética revolucionaria la manifestar que  El estimulo moral, la creación de una nueva sociedad, es el punto en que debemos apoyarnos y a donde debemos ir, y hacer énfasis en él. Hay que tener una gran dosis de humanidad, de sentido de la justicia y de la verdad para no caer en extremos dogmáticos, en aislamientos de las masas. Todos los días tenemos que luchar por ese amor a la humanidad viviente, que se transforme en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo, de movilización”.

Debemos ir al rescate de los valores morales y asumir la ética revolucionaria

Muchas veces hablamos que los valores se han perdido, es que las personas no los practicamos. Ejemplo de esta situación es el respeto a nuestras personas mayores, a las que no les damos el asiento en los trasportes colectivos. A veces criticamos a nuestras instituciones sobre la basura en nuestras comunidades, pero no hacemos nada para cambiar esta realidad, vamos a la playa y no llevamos una bolsa para nuestros desechos. Todos saben para que pintamos líneas blancas en la calle, son un semáforo sin luces, para que los conductores den el paso, pero nadie las respeta. Estos son solo algunas verdades que se han perdido, en el respeto a las personas y a nuestro medio ambiente.

Entonces tenemos que iniciar urgentemente esa educación en cuanto a lo moral, en cuanto a lo económico, en cuanto a lo político, y en cuanto a lo social también. La sociedad va cambiando, y en la medida en que va cambiando van cambiando todos sus valores y las personas los van tergiversando. Es necesario formar buenos ciudadanos para poder avanzar en este proceso, empezar desde las escuelas.

Debemos cuidar todos los logros de la revolución, difundirlos hacia los que aún no comprenden o apoyan. Pero también hay que adquirir conciencia política para debatir con quienes nos confrontan; y les aseguro, estoy convencido que esa gente no aguanta debates con nosotros, no los aguantan porque son muy endebles, son como una escalera de anime.
La necesidad de construir una nueva mujer y un nuevo hombre socialista
El tema del hombre nuevo. Una de las cuestiones con las que se identifica la búsqueda del Che, tiene que ver con este concepto del hombre nuevo, hay dos temas especialmente relevantes: la relación teoría/práctica, (que también tiene que ver con esto del hombre nuevo), y el tema de la subjetividad en la lucha revolucionaria, el papel de los hombres y de las mujeres en la construcción de la historia, con un sentido socialista, pero además con la libertad de la inclusión y no de la exclusión”.
Por ultimo decidimos incluir una reflexión del Comandante Che Guevara, que consideramos, muy ejemplarizante en los conceptos de la nueva formación socialista: "La revolución no es, como pretenden algunos, estandarizadora de la voluntad colectiva, de la iniciativa colectiva, sino todo lo contrario es una liberadora de la capacidad individual del hombre".

Las clases medias ¿son revolucionarias?


Miguel Ángel del Pozo

El dogmatismo es mal consejero; en sus justificaciones se podrían llegar a actitudes y posiciones que podrían acercarse a los extremos; en ese orden, José Vicente Rangel, los días lunes, en Últimas Noticias, en su El Espejo (Caracas, 13 de junio, 2011, pág. 24–ElPaís) en su columna: “Laberinto” lo expone con claridad cuando expresa que “…el terrorismo envilece –en cualquiera de sus manifestaciones– a quienes lo practican y a la ideología que lo asume… Es decir, consideramos que las prácticas extremas de los dogmatismos podrían desarrollarse hacia actitudes humanas inconcebibles e indeseables para el resto de las sociedades expuestas. Así lo pensamos cuando leemos en la misma página referida, el texto central de “El Espejo” titulado: “A nivel de letrina”. Nos comunica JVR al referirse al “Golpe del 11 de Abril” en Venezuela y a los comportamientos de los “golpistas” que similares expresiones sociales contra los “chavistas” se manifestaron en “…la “cruzada” de Franco contra los rojos…o la que realizó Pinochet después del 11 de septiembre de 1973: consistente en la materialización sanguinaria de la consigna, repetida por los golpistas en las calles de Santiago, “Viene Jakarta”, inspirada en el genocidio que se consumó en Indonesia cuando fue derrocado el presidente Sukarno…” (Idem, subrayado nuestro).

En ese mismo escenario, se pudo ver, una y otra vez, como los auto–calificados como “demócratas” trataban de humillar y pisotear las dignidades de altas personalidades de la Revolución Bolivariana, incluido el Comandante Chávez Frías en su investidura de Presidente Constitucional y democráticamente elegido en las urnas en expresión de Democracia Representativa; pero en los momentos álgidos de las expresiones extremas de los dogmatismos, hay “masas” que pierden sus conciencias y se expresan sus inconscientes históricos gracias a una “educación subliminal” y no tan subliminal e ideológica hacia aquellos a quienes los van “cultivando inteligentemente” en paradigmas sustentados en las “modernidades” occidentales –judeo–cristianas– y capitalistas (¿perogrullo?). Es decir, que esos sectores sociales que se expresaron en todo su furor cuando, particularmente, era expuesto al escarnio público quien fuera, en ese momento, ministro de interiores; ese sub–conjunto social en referencia actuó con su inconsciencia convertida en conciencia pero sin ética ni moral cristiana–católica en expresiones y actuaciones solo imaginables en “seres humanos” sin alma porque el “alma” es el factor fundamental que nos diferencia a los “seres humanos” de los “seres sin alma”. A todo esto, nos preguntamos: ¿Qué dirán aquellos actores principales que sentados en cómoda conversa en los sillones de Miraflores cuando exponían planes de desarrollo del Gobierno de “Pedro El Breve”, conjuntamente, con representantes de ambivalentes potencias que les importaba “un carajo” la vida, la dignidad y las consecuencias de aquellas manifestaciones extremas en dogmatismos de sectores de ciertas clases sociales poco nacionalistas?

Bernat Muniesta en su libro: “Nudos Gordianos” ya referido en anterior texto escribió que “…a nadie atacó [Karl] Marx con mayor virulencia que a los anarquistas…Marx…le moteja [a Proudhon] con el insulto más agresivo…[de] ´pequeño burgués´…[transformado en el] más definitorio de todos los posibles insultos en nombre de su socialismo científico…” (Idem, pág. 138) Para continuar expresando que “…la pequeña burguesía no es ni burguesía ni clase obrera, o es ambas cosas a la vez…” (Ibidem) Al tiempo, nos dice que Karl Marx consideraba que cuando Max Stirner hablaba de categorías, éste, no mencionaba ni a los burgueses, ni a los pequeños burgueses, ni a obreros, ni al lumpen–proletariat sino que se expresaba, en cuanto a categorías sociales se refiere, como “…mercaderes, dirigentes, esclavos y rebeldes. Humilla las categorías científicas…” (Idem) escribia Karl Marx. Tremendo lío.

¿Quiénes son de clase media? ¿Está la clase media, a su vez, subdividida en sub–conjuntos del subconjunto social considerando a las “clases sociales” como el conjunto? ¿Cuáles son los paradigmas que nos permiten definir a la clase media? ¿Estos paradigmas se sustentan en conceptos de la economía, ideología, etno–antropológía, sociología e, inclusive, sus religiosidades?

Regresamos a JVR cuando nos dice, refiriéndose a los desarrollos históricos del 11A que “…por cierto, caigo en cuenta que nada se ha escrito –acaso alguna anécdota perdida en el contexto de aquella situación– sobre lo que sucedió en los pliegues oscuros de esos momentos críticos…” (JVR, Idem). Para continuar precisando que “…la oposición se lanzó como fieras a la caza de los chavistas; buscó en las barriadas…” (Ibidem). Las precisiones de JVR nos permiten agregar algún comentario personal en el marco del 11A. Días previos al día del “Golpe del 11A” asistimos a concentraciones y marchas de aquella masa social que se expresaba contra, puntualmente, Hugo Rafael Chávez Frías acusándolo de cualquiera de los epítetos que se siguen repitiendo después de “algunos años”; es decir, que las tesis de que la oposición no ha cambiado en su fundamental discurso y, quizás, sus objetivos fundamentales, es decir, en la estrategia sustentada en la táctica de la salida de Chávez Frías del Poder y del poder criollo siguen vigentes. Pero lo que nos incumbe es cuál era la composición social de aquella masa humana que se concentraba, que marchaba, que gritaba, que se auto–flagelaba, que se exorcizaba.

Quizás lo expuesto por JVR que nos hemos permitido escoger refiriéndose a que aquella oposición que durante el desarrollo del golpe de estado se dedicaron a buscar “…como fieras…” y a la  “…caza de los chavistas…” Ello nos permite, subjetivamente, aceptar que aquella masa golpista ya tenía en mente no solo buscar a los chavistas sino a ejercer los ejemplos históricos que el propio JVR nos ha referido y nos los hemos resaltado en las realidades de la España franquista y el Chile fascistas de Pinochet; con ello queremos precisar que el concepto de “lucha de clases” lo practican, con precisión quirúrgica, las derechas nacionales e internacionales, in extremis, “sin que le quede nada por dentro”. Entonces ¿son los pobladores de las barriadas criollas de “clase media”? Lo que nos obliga a inquietarnos con la pregunta de ¿cómo se comportan los pobladores de las barriadas frente al consumismo? Y vamos más allá con nuestras dudas: ¿Con cuál baremo analizaremos las “delicias capitalistas” del consumismo y cómo afecta el consumismo en los diferentes sectores sociales de las sociedades citadinas y no citadinas de Venezuela?

Es cierto, nos los hemos mareado evitando “mojarnos” (expresión muy castiza) con la pregunta del título. Nos vamos a permitir cambiarlo por la inquietud sin respuesta de ¿podrían expresarse las clases madias, políticamente, por ejemplo, como clases que se comprometieran con un proyecto nacionalista, humanistas, socialista? Y si no ¿por qué no se adscribirían a esas propuestas de progreso nacional?

El hotel Calinda Beach en Acapulco aún no funciona; el lunes, acuerdo entre la base sindical y la empresa

Lourdes Cobos/NOTYMAS Acapulco, Gro., julio 03 del 2020 (NOTYMAS) .-  Continúa el conflicto entre trabajadores del hotel Calinda B...