lunes, 8 de octubre de 2012

Comprueban en Cuba eficacia del veneno de escorpión en pacientes con tumores cancerígenos



Presentan dos casos de reducción de tumores y mejoría de la calidad de vida en pacientes infantiles

Cuba. octubre del 2012. (Revista Protocolo). Recientemente este país presentó por primera vez en público dos casos de reducción de tumores cancerígenos y mejoría de la calidad de vida en pacientes que durante un periodo de su tratamiento sólo recibieron un medicamento de origen natural, extraído del veneno de alacrán.

“El uso de una solución natural de veneno del escorpión Rhopalurus junceus mejora la calidad de vida de los pacientes con tumores cerebrales, disminuye la lesión y es seguro”, informó la doctora Niudis Cruz Zamora, en un informe de investigación al segundo congreso del Grupo Empresarial de Producciones Biofarmacéuticas y Químicas (Labiofam), que sesionó en La Habana recientemente.
Tras la aplicación del medicamento “no se reportó ninguna reacción adversa”, señaló la doctora Cruz Zamora, especialista de primer grado en medicina integral.
Los casos son los de un niño y una niña que fueron atendidos en el hospital pediátrico Juan Manuel Márquez de La Habana, con tumores de tallo encefálico (un astrocitoma grado dos y un glioma difuso, respectivamente).
Esos casos “se consideran entre los más agresivos en la población pediátrica y tienen mal pronóstico”, informó al auditorio la doctora Martha Caridad Ríos Castillo, especialista de segundo grado en neurocirugía, también ponente en el reporte.
Labiofam estudia la toxina, con la cual produce un medicamento homeopático. Desde hace una década su equipo médico atiende a pacientes de cáncer y ha informado de casos de supervivencia y reducción del dolor al emplearse la sustancia junto con el tratamiento convencional.
Sin embargo, los médicos de Labiofam no habían reportado hasta ahora una experiencia en la cual se confirmara la reducción del tumor y una mejoría en la calidad de vida relacionadas con el empleo del veneno como único agente anticancerígeno durante un lapso del tratamiento.
Las especialistas que hablaron al congreso explicaron que el tipo de tumores de los casos de estudio representa entre un 10 y un 20 por ciento de los que afectan al sistema nervioso central en menores, en particular entre los seis y los diez años de edad.
La sobrevida depende del lugar de la lesión. En el tallo cerebral el horizonte es de entre seis meses y un año a partir del diagnóstico. El tumor puede alcanzar un gran tamaño antes de producir los primeros síntomas, por lo cual el tratamiento suele aparecer en forma tardía.
De acuerdo con el informe, el primer caso es el de un niño de cinco años de edad con antecedentes de buena salud hasta mayo de 2011, cuando mostró dolores de cabeza, náuseas y vómitos.
Se le atendió como una meningoencefalitis viral y tuvo una ligera mejoría, pero luego empeoró. Se le internó en el hospital en septiembre de 2011. Estaba somnoliento, inestable y caminaba en zigzag. Se le descubrió el tumor e hidrocefalia. Recibió medicación para los efectos colaterales, dos meses de radioterapia y Cimaher (o Nimotuzumab, un anticuerpo monoclonal humanizado).
A lo largo del tratamiento, el niño tuvo diversas reacciones secundarias. Se le administró sólo el veneno de alacrán entre octubre de 2011 y abril de 2012.
Para observar su calidad de vida se usaron escalas que miden de cero a 100 el desempeño de un niño (Lansky) y el de un enfermo de cáncer (Karnofsky). En este caso, el paciente llegó con un Lansky de 30 (postrado en cama, requirió asistencia total) y un Karnofsky de 50 (necesitó de gran atención en cama menos de la mitad del día).
Ahora sus indicadores han subido a un Lansky de 70 (algo de tiempo para el juego, con restricciones) y un Karnofsky de 80 (actividad normal con esfuerzo, con síntomas de la enfermedad).
La medición del tumor, según los distintos cortes de observación, muestra disminuciones que en un caso llega a los diez milímetros (de 32.4 a 22.1). En un video actual, el niño aparece con capacidad para seguir un objeto con la mirada, mover a voluntad los músculos faciales, con algo de fuerza en los brazos y puede caminar con ligeros desvíos.
Segundo caso
El segundo caso es el de una niña que llega al hospital con 11 años, en 2008. Está cansada, le falta fuerza, tiene dolores de cabeza y cae al caminar. La medicación para los colaterales es igual al caso anterior. Además, tiene dos meses de radioterapia y una única dosis de Nimotuzumab. Igual que el anterior, presenta reacciones secundarias. Se ha mantenido durante tres años solamente con la solución del Rhopalurus junceus.
Llega con un Lansky de 50 (postrada parte del tiempo, con algunas capacidades para valerse por sí misma) y un Karnofsky de 50 (requiere gran atención, en cama menos de la mitad del día). Sus indicadores actuales son de 100 en ambos casos (normal, sin señales de la enfermedad en las dos escalas).
En todos los cortes de observación del tumor hay disminuciones del tamaño, en un caso de 17.9 milímetros (de 45.1 a 27.2). En el video la niña aparece mostrando movimientos y reacciones normales. En el congreso también se presentaron informes sobre otros cinco pacientes de cáncer que mostraron mejorías con un tratamiento que incluyó la fórmula del veneno de alacrán en combinación con otras terapias. 

ACEREROS CONTRA DRAGON MART


                                                    Reportaje

Hacen un llamado a los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá para impedir que China y la India se apoderen del mercado del acero, sembrando la incertidumbre y el desempleo masivo de mexicanos
                                                 
                                                   Cancún, Qna. Roo., a 8 de octubre de 2012


Por Isela Serrano / Luces del Siglo


 Sería como un tsunami para la industria acerera, dice alarmado Alonso Ancira Elizondo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero), ante la posibilidad de que China e India pudieran apoderarse del mercado nacional de este producto

Sus temores se fundan en la reciente baja del 20 por ciento en el precio del acero y las más de 600 millones de toneladas que ambos países son capaces de producir para, si se lo proponen, inundar el mercado internacional. 

Por eso Ancira Elizondo considera que México, Estados Unidos y Canadá deben hacer un frente común para impedir esa competencia desleal. 

En el marco del 2º Congreso de la Industria Siderúrgica Mexicana, celebrada del 25 al 27 de septiembre en Cancún, el líder empresarial calificó como un absurdo el que se deban esperan 18 meses para conocer los resultados de una demanda por dumping. 

–¿Si viene un tsunami y nos quedamos 18 meses en la playa, cómo nos va ir?–, se cuestiona él mismo. 

Ancira Elinzondo, quien calcula que en los próximos seis años la producción de la industria siderúrgica crecerá entre 5 y 6 millones de toneladas anuales de acero líquido, utilizó la metáfora del tsunami para explicar el fenómeno global que impacta la economía mundial. 

“El tsunami viaja de 280 a 300 kilómetros por hora, pero las leyes anacrónicas que tenemos en México en comercio exterior viajan a una velocidad que corresponde a la época de Benito Juárez”, ironiza. 

El también director de Altos Hornos de México (AHMSA), la mayor siderúrgica en el país y una empresa que produce 3.8 millones de toneladas de acero líquido al año, enfatiza que su planteamiento pretende que las leyes tengan concordancia con la conectividad del mundo, en donde lo que pasa en Europa y China tienen un impacto; pero México debe tener una forma de protección momentánea. 

Ejemplifica: Si Pemex va a comprar acero que no lo traiga de China, estamos pidiendo que si están haciendo una presa en Zapotillo no traigan el acero de la India. En el caso de Estados Unidos, si va a una salvaguarda, nosotros tenemos que pegarnos porque somos el mismo mercado. 

“No estamos pidiendo ‘chichi’, estamos diciendo que si el vecino lo hace, nos dejen hacerlo también a nosotros”, dice. 

Hace unos días, el presidente de Estados Unidos y candidato a la reelección, Barack Obama, advirtió que ha tomado medidas para frenar la competencia desleal de China en el comercio. Enfatizó que su gobierno inició un procedimiento contra ese país ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) por considerar que el gigante rojo subsidia ilegalmente las exportaciones de autopartes y otras. 

Interrogado sobre la polémica construcción del proyecto Dragon Mart en Cancún que, con 3 mil 40 locales, busca convertirse en un centro de distribución de productos chinos para toda América Latina, Alonso Ancira Elizondo aclara que no tiene nada contra China pero si lo que va a establecerse es una ensambladora de productos chinos, el Dragon Mart es una amenaza para el país. 

“No estamos contra los chinos, pero tenemos que trabajar con sistemas aduanales que nos permitan tener la actualización y la fortaleza para responder ante la globalización. Estamos tratando de defendernos en un mundo globalizado con normatividad que viene del pasado”, subraya. 

La globalización se ha ido expandiendo en los últimos 60 años, pero las leyes aquí en este país siguen a caballo para hacer frente al tsunami rojo. 

En ese sentido, el líder advierte que China no es una economía de mercado. “Si buscan datos de China y preguntan cuál es el costo del acero, no hay información. En internet la información disponible en sus páginas oficiales está en chino, no podemos saber nada de ellos”, expone. 

Y denuncia: “No hay forma de que sepamos sus costos, subsidios ni pagos. Estamos hablando de que las prácticas desleales tardan 18 meses en comprobarse. ¿Qué pasa si esos señores nos mandan 17 millones de toneladas de acero? Desaparecemos”.

Ancira Elizondo señala que los barcos emplean acero o agua para cargarlos cuando van vacíos o con un volumen alto pero sin peso, como en el caso de pañales. Abunda en que, si los contenedores para arrastrar un barco transportan acero y, sobre esto, autopartes, refrigeradores y línea blanca, se afecta a otras industrias. “Si nosotros caemos, ellos caen 50 por ciento. Está ligada toda la cadena”, añade. 

“En Monclova se hace el 70 por ciento de los carros de ferrocarriles de Estados Unidos por la mano de obra y porque hay acero. Si me desaparecen, esos señores cierran 24 horas después”, calibra el también director general de Altos Hornos de México, quien alerta que a los daños se sumaría la pérdida de miles de empleos. 

No a la tasa cero. En entrevista con este semanario, Tereso Medina Ramírez, líder nacional de la industria siderometalúrgica, explica que luego de que la Cámara de Diputados de la LXI Legislatura aprobara y reformara la Ley de Amparo, el gremio que dirige se amparó de forma colectiva contra la decisión del gobierno federal de permitir la tasa cero a la importación del acero que entró en vigor a partir del 1 de enero de 2012. 

“Ante una de las decisiones unilaterales que tomó el presidente Felipe Calderón, a través de la Secretaría de Economía, de abrir las fronteras de México y permitir el ingreso de acero de países rusos, chinos e indios, nos amparamos. 

“Sentimos que esta medida fue una grave decisión. Acudimos, por primera vez en la historia del país, a un amparo colectivo. Ganamos; a finales de febrero se nos otorgó la constancia de la suspensión definitiva de los aranceles que el gobierno mexicano había permitido. Lo que hicimos fue tratar de detener al tsunami”. 

Para dimensionar el impacto en materia de empleo que la medida presidencial provocó, el líder sindical cita un estudio elaborado por el Instituto Tecnológico de Monterrey que revela que por cada punto porcentual que se dejó de cobrar a partir de enero, México perdió la posibilidad de generar más de 3 mil empleos, por mes. 

“Perdimos por lo menos 60 mil empleos, no se generaron por este tsunami que el gobierno federal, a través de la Secretaría de Gobernación permitió”, remató Medina Ramírez, quien aclaró que la industria del acero no busca el proteccionismo. 

En su opinión, con el Dragon Mart Cancún se corre la misma suerte. “Por eso estamos pensando en que debe crearse una política industrial que no existe, que se haga una Ley de Contenido Nacional donde, por ejemplo, de todos los insumos que se necesitan para producir el acero, por lo menos 60 ó 70 por ciento se produzcan en México. Y así se eleve la producción de empleos”, sugiere. 

“Lo que estamos haciendo es que no nos roben la industria que es nuestra. De otra manera nos podríamos lamentar dentro de tres o cinco años, pensando que la piel era nuestra, como nuestra fue la industria del zapato y (los chinos) se la llevaron, como fue la industria de la mezclilla, como fue la del juguete. Hoy vienen por el acero, por eso la alianza debe ser muy fuerte, para defender como mexicanos nuestra industria”, advierte. 

Además, resulta insignificante el número de empleos que se generan con esa apertura desmedida o desventajosa de prácticas desleales. Por un lado, a los inversionistas mexicanos y extranjeros con los que tiene acuerdos comerciales, México les cobra impuestos y aranceles, y acá la práctica desleal es que a China o India no les están cobrando nada. 

“Lo dramático es que todo el dinero que ha dejado de percibir a cambio de nada, hubiera servido para construir escuelas, hospitales y más infraestructura para elevar la competitividad de México”, valora. 

Si en el tema del Dragon Mart, los chinos vienen a Cancún como turistas, bienvenidos, y añade que “si vienen a apropiarse de nuestras industrias de telas, del vestido o de la artesanía, debemos verlo con cuidado. Si yo fuera de aquí, ya estaría promoviendo el siguiente amparo colectivo para defender nuestra industria”. 

Ni los industriales ni agremiados del acero están en contra del libre comercio, ni la libre empresa, sino contra ofertar a México a cambio de nada. “Nos podemos lamentar el día de mañana, si dejamos entrar empleos chinos, ellos para competir no van a dar prestaciones y alguien va a pagar los platos rotos”, prevé Medina. 

Y es que cuando los chinos importaron zapatos, los tenis ya los traían fabricados y eso vino a quitarle empleo a millones de mexicanos.

“Si permitimos el ingreso de toneladas de acero, cuántos empleos nos quitarían, cuando tenemos toda la posibilidad de defendernos”. 

A juicio de Medina Rodríguez, de lo que se trata es que México participe en este gran mercado global, pero en lo que no está de acuerdo es que “se nos venga el mundo sobre nosotros y no hagamos nada por México”, sostiene. 

Hecho en México. Sergio Cervantes Rodiles, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), considera que el proyecto Dragon Mart Cancún es una oportunidad y, como líder nacional de los industriales, pediría espacios para la comercialización de los productos hechos en México. 


–¿No hay un riesgo para la industria mexicana? 

–Creo que tenemos que competir con equidad, por eso (buscamos) platicar con el gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge, porque creemos que los productos mexicanos deben tener presencia. Queremos sentarnos y platicar con él. Tener un diálogo amable para lograr objetivos y beneficiar a toda la sociedad y toda la industria de México. Ahorita todos están a la expectativa sobre este tema: el presidente del vestido, el presidente de los textiles, los agremiados de Concamin; todos. 

Hasta el cierre de esta edición, la reunión aún no se había celebrado. 

Ante más de 350 integrantes de la cadena productiva del sector a nivel nacional e internacional, productores, transformadores y distribuidores del acero, así como constructores y ejecutores de obra pública, Ildefonso Guajardo, integrante del equipo de transición del presidente electo, Enrique Peña Nieto, indicó que en el marco de la alianza estratégica con Estados Unidos y Canadá es necesario fortalecer y eficientar el combate del contrabando, la subvaluación y la triangulación de mercancías para generar condiciones justas para el mercado nacional.

Afirmó que las últimas estadísticas muestran cómo las exportaciones de manufacturas mexicanas avanzan en el mercado estadounidense, mientras los productos chinos relativamente disminuyen su competitividad, “pero en el mercado nacional observamos que las importaciones de Rusia, China y otros países nos hacen un grave daño por la falta de control a la competencia desleal”.

El próximo gobierno de la República, destacó, ofrecerá una reconceptualización integral de lo que debe ser una política industrial entendida como una política de fomento. Adelantó que se fortalecerán pilares en diversos rubros para apoyar a los sectores manufacturero y de comercio y servicios.

“No podemos pedirles que compitan exitosamente en los mercados nacional e internacional, si los mandamos con un pie y una mano amarrados, sino que les tengamos que dar condiciones parejas de competencia con otros productores, para que alcancen los mejores niveles de éxito”, sostuvo Guajardo Villarreal.

Y mientras en México diversas voces y actores buscan ponerse de acuerdo, China extiende sus tentáculos para conquistar el nuevo orden mundial del siglo XXI.

En mayo, inicia la construcción del C-5 en Acapulco

Lourdes Cobos/NOTYMAS Acapulco, Gro., marzo 09 del 2020 (NOTYMAS).-  A partir del próximo mes de mayo iniciarán los trabajos del C-5 en...