miércoles, 27 de abril de 2016

DEL DIRECTOR


NUESTRA POSTURA

Cierto que lo ocurrido la noche del domingo pasado en Acapulco fue más psicosis que verdad, pero lo cierto es que parte de esos rumores difundidos por las redes sociales, puso a temblar a casi todo Acapulco y con ello quedo demostrada la ineficacia de las corporaciones policíacas que los acapulqueños mantienen como vigilantes del orden común.

Se ponen entre dicho la acción de estos porque siendo el área de Caleta uno de los lugares primeramente atacados en el hotel donde dormitaban algunos agentes federales, nada se pudo hacer para detener a estos supuestos transgresores de la ley, aun cuando se tuvo la oportunidad de coparlos instalando retenes o puestos de revisión en los lugares más estratégicos de aquella zona como pudo ser la Costera Miguel Alemán a la altura de la CROM o la avenida López Mateos por el rumbo de la Quebrada.

Con ello se demuestra la falta de coordinación de los cuerpos de seguridad o la irresponsabilidad que tienen los altos mandos para ejercer una estrecha vigilancia pues los astutos transgresores de la ley tuvieron la oportunidad de ir disparando balazos por toda la zona turística del puerto consientes de que nadie les podía hacer nada, como finalmente ocurrió.

En la actualidad se culpa a las redes sociales por haber difundido comunicados sin ninguna autorización oficial, pero coincidentemente lo que se decía en ellas ocurrió exactamente lo mismo y no fue invento de nadie, sino de lo que se difundió anticipadamente por supuestos grupos delincuenciales.

Entendemos el papel que juegan las autoridades responsables de mantener el orden y la paz pública, pero resultaría más fácil que estos funcionarios de gobierno aceptaran la responsabilidad tal cual y no hacer evasivas de una realidad que toda la población conoce, como es el renglón de la inseguridad que los acapulqueños están viviendo hoy en día.

Las balaceras del domingo pasado a que aceptarlo fue producto de la detención de un supuesto cabecilla de un cartel allá por el rumbo de Baja California, lo que ocasiono que la gente de ese detenido por ser solo de aquí de Acapulco organizara los hechos violentos que todos los acapulqueños conocen. Ello quiere decir, que esos hechos fueron circunstanciales y no premeditadamente como se habían anunciado en fechas anteriores sin embargo el objetivo que buscaban los encargados de hacer circular estos comentarios se lograron y al final de cuentas la economía que se vive en Acapulco tuvo pérdidas millonarias en todos los renglones por el cierre de casi todos los negocios en el puerto y de eso ninguna autoridad se hará cargo y ayudar a los empresarios que por ese solo hecho vieron mermadas sus ganancias.

En EL DICTAMEN IMPRESO Y DIGITAL solo difundimos hechos sustentados lo que tampoco quiere decir que solo le vamos a dar crédito a lo que dicen las autoridades, pues se debe entender que como medios informativos tenemos la obligación de dar a conocer a la opinión pública lo que dice el sector oficial, pero también estamos obligados a reproducir aquellas denuncias que previenen de la sociedad sea cual sea el sector que las haga suyas.


Ojala y las autoridades en su conjunto ejerzan el verdadero papel que vienen desarrollando, pero deben tener la obligación y la responsabilidad de hacer los cambios necesarios de su personal en las acciones estratégicas para detener la ola de violencia que viven los acapulqueños porque hasta el momento se habla mucho y los resultados positivos casi son nulos pues los crímenes, secuestros y robos están a la orden del día y hasta la fecha no hay quien pare esta violencia que nos mantiene con el Jesús en la boca a todos. Esa es nuestra opinión en torno a los hechos violentos que se están viviendo hoy en día en el mal llamado paraíso de América como es Acapulco, que mas bien debería de ser hoy en día el infierno de América por ser esa la realidad que estamos enfrentando todos.
Publicar un comentario