martes, 26 de julio de 2016

Más de 10 sujetos en la emboscada y muerte del edil de Pungarabato y su chófer


Rosario García/NOTYMAS
Chilpancingo, Gro., julio de 2016.- El alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte, quien fuera ejecutado el fin de semana en Michoacán, fue emboscado por más de 10 personas quienes utilizaron armas de alto poder, incluidas Barret calibre 50, lo que se pudo saber por los casi 300 casquillos y cartuchos encontrados en el lugar del homicidio, informó el gobernador Héctor Astudillo Flores.

En el punto donde fue ejecutado el alcalde perredista fueron encontrados casquillos que evidenciaron el uso de armas de alto poder, por lo que en el caso se le dio también participación a la Procuraduria Federal de la Republica (PGR).

Se agregó que como parte de las primeras investigaciones se tiene conocimiento también que la camioneta donde viajaba Soto Duarte no era blindada y que en el mismo vehículo venían dos policías federales de los 4 que conformaban su escolta, que fueron los que resultaron heridos en la agresión.

"Sin duda fue algo preparado y con armas de alto poder, algunos hablan de hasta 300 o 400 casquillos, eso habla de que el tiroteo duro buen tiempo" dijo Astudillo Flores.

También mencionó que "todas las ocasiones que hablo con Ambrosio siempre le recomendó que se cuidara y que no viajará de noche".

Reconoció que hay una presión por parte de la delincuencia organizada "hacia todo lo que representa el manejo administrativo de los ayuntamientos. No lo generalizo, hay sus particularidades, y prefiero ser muy responsable en no alarmar".

Al mediodía del lunes el mandatario estatal se reunió con los presidentes municipales para reiterarles el llamado a generar condiciones de seguridad personal para evitar ese tipo de hechos violentos; y es que antes habría reconocido: "Las circunstancias no son para ver el tema con indiferencia".

Mencionó haber tenido comunicación con el gobernador de Michoacán Silvano Aureoles, y que coincidieron en que el homicidio de Ambrosio Soto es un asunto de seguridad y no político. 

"Concluimos que no permitiremos que se abra el caso para politizar el asunto, porque es de seguridad, es penal, por la acción, por el tipo de armas utilizadas, sin duda participó lo que he llamado la narcoviolencia del crimen organizado".

Aceptó que si se tiene conocimiento de otros alcaldes de Guerrero que también han denunciado amenazas, como es el caso del presidente municipal de Zitlala.

El mandatario estatal informó que se realizará un trabajo coordinado con autoridades de Michoacán con la finalidad de "que las investigaciones se realicen de una manera ágil y con buenos resultados".

Cuestionado sobre ese particular, Astudillo Flores puntualizó: "el que haya sucedido en Michoacán no quiere decir que le estemos echando la culpa a Michoacán, es un asunto que por supuesto tuvo orígenes en Guerrero".


Por su parte, en un comunicado en conjunto, la Fiscalía General del Estado de Guerrero y la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán, informaron que sus titulares Xavier Olea Peláez y José Martín Godoy Castro, sostuvieron una reunión de trabajo en Morelia, con el objeto de coadyuvar en las investigaciones que realiza la Procuraduría General de la República en relación al homicidio del alcalde del municipio de  Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte. 
Publicar un comentario