lunes, 28 de marzo de 2016

Mandos policíacos piden favores sexuales a elementos a cambio de no moverlos de área, denuncian


Luis Jijón León/NOTYMAS
Chilpancingo, Gro., marzo de 2016 (NOTYMAS).- Elementos del primer batallón acreditable de la Policía Estatal, denunciaron arbitrariedades y abusos de sus jefes, quienes piden favores sexuales a mujeres que integran la corporación a cambio de no cambiarlas de zona y desde hace un mes no les han permitido descansar y se encuentran albergados en condiciones deplorables en el puerto de Acapulco.

A través de un oficio girado el gobernador Héctor Astudillo Flores, el cual fue recibido el pasado 21 marzo, elementos del primer batallón acreditable de la policía estatal denunciaron abusos de su coordinador Ángel Sotelo Ortiz y del subsecretario de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Tomás Hernández Martínez.

En el escrito los elementos exponen que tras la ceremonia de abanderamiento del primer batallón que encabezo Astudillo Flores, los uniformados se trasladaron al puerto de Acapulco, donde reciben un trato “peor que delincuente”; pues se encuentran instalados en dormitorios donde no cuenta con agua, electricidad y habitan con ratas y duermen en camas con chiches.

Calificaron a Sotelo Ortiz y Hernández Martínez como “nefastos jefes policíacos”, quienes constantemente denigran a los policías que integran el primer batallón acreditable a quienes desde hace más de un mes no les han permitido descansar y han sido expuestos a prácticas sin permitirles recesos ni tomar agua, denuncian.

Los elementos quienes omiten sus nombres en el documento, piden al titular del poder Ejecutivo investiguen los antecedentes labores del coordinador y subsecretario de la SSP, “quienes manchan a la recién policía acreditable, ya que si una compañera policía no quiere acostarse con ellos (Sotelo Ortiz y Hernández Martínez), las mandan a otro lugar…quienes por temor a represalias no los denuncian ante el Ministerio Público especializado en delitos sexuales”, exponen.

Denunciaron también que dichos jefes sin justificación alguna mandaron a la región de la Montaña y la sierra a cinco elementos quienes forman parte del primer batallón acreditable y quienes al igual que ellos debieron de haber sido designados al puerto de Acapulco.

“Se imagina señor todas las anomalías que se dan al interior de la corporación, ya que estás dos personas contra quienes interponemos nuestras denuncias, son las que deciden a quien ponen o quieren y no se vale es por eso le pedimos que tome cartas en el asunto”, expresan. (NOTYMAS)


Publicar un comentario