jueves, 3 de septiembre de 2015

Alarmante el incremento de secuestros y extorsiones vía telefónica en Chilapa


Josefina Aguilar Pastor/NOTYMAS
Chilpancingo, Gro., septiembre 03 del 2015 (NOTYMAS).– Alarmante incremento en los últimos meses de secuestros telefónicos  y extorsiones en el municipio de Chilapa, donde decenas de familias de los distintos estratos sociales, han sido víctima de bandas de extorsionadores que operan en la montaña baja de Guerrero.
Habitantes de la cabecera de Chilapa, quienes por obvias razones omitieron sus nombres, dieron a conocer el alarmante incremento de estos delitos, principalmente de menores de edad, esto a pesar de la presencia de la policía estatal y federal que supuestamente llegaron al municipio a fortalecer la seguridad pública en dicha demarcación.
Señalaron que luego de los hechos ocurridos entre el 9 y 12 de mayo de este año, en que un grupo de supuestos policías comunitarios sustrajo a por lo menos 14 personas del sexo masculino, a plena luz del día y que hasta la fecha no han sido localizados, y luego de los constantes enfrentamientos entre integrantes de bandas delictivas antagónicas que se disputan la plaza, se incrementó el número de policías federales y estatales en la cabecera municipal de Chilapa.
En una relativa calma supuestamente se encuentra Chilapa sin embargo, dijeron los informantes, y a pesar de esta presencia policíaca se ha suscitado el incremento de los secuestros telefónicos y extorsiones, de los cuales, por lo menos una docena se han conocido públicamente, sin contar los que se mantienen en el anonimato por temor a represalias.
Como ejemplo, mencionaron el caso de la trabajadora de unos baños públicos, quien embarazada, y bajo amenaza de asesinar a su marido, a quien supuestamente tenían secuestrado, fue obligada a salir de Chilapa, comprar un chip nuevo para su teléfono celular, mandarla de un lugar a otro en Chilpancingo, mientras a sus familiares les cobraron un rescate de 80 mil pesos, por dejarla libre, siendo rescatada, luego de dos días, cuando era llevada a la comunidad de Filo de Caballos, municipio de Leonardo Bravo.
Otro caso, fue el de un niño de escasos 10 años de edad, hijo de una trabajadora del ayuntamiento de Chilapa, quien fue interceptado vía celular, obligado a esconderse en un deshuesadero, bajo la amenaza de que asesinarían a su mamá si no hacía lo que le pedían, ya que estaban detrás de él vigilándolo, en tanto a la familia, la amenazaban con matarlo si no pagaban un millonario rescate.
Los informantes cuestionaron la presencia y el trabajo que supuestamente realiza la policía estatal y federal en el municipio de Chilapa, luego de que sobre de ellos, el índice delictivo se ha incrementado de manera silenciosa pero alarmante, debido al temor de la gente a denunciar los hechos, ante la duda de que sean los propios uniformados, los que estén coludidos con estas bandas de delincuentes. (NOTYMAS)


Publicar un comentario