lunes, 17 de agosto de 2015

Cambios en las dirigencias nacional y estatal no favorecen a la unidad del PRD


Julio Ayala/NOTYMAS

Chilpancingo, Gro., agosto 17 del 2015 (NOTYMAS).– El cambio de dirigencias y los pleitos internos no ayudan en nada al fortalecimiento y a la unidad del Partido de la Revolución Democrática (PRD), señaló el diputado local electo y dirigente de Democracia Social de ese partido, Raymundo García Gutiérrez, quien hizo un llamado a sus compañeros perredistas a poner los consensos y acuerdos por sobre las diferencias de grupo o individuales.

Dijo que tanto a nivel nacional como estatal, para cuestiones prácticas y de unidad, es inviable el cambio de dirigencias que “en nada ayuda al partido, y sí en cambio lo divide más”, además de que los actuales comités directivos fueron elegidos por un determinado periodo y éste debe cumplirse como establecen los estatutos del PRD.
García Gutiérrez señaló que si bien a nivel nacional está sobre la mesa la renuncia de Carlos Navarrete, atendiendo a algunas voces que le cargan los resultados electorales del 7 de junio pasado, esto no significa que vaya a ocurrir, pues en todo caso “los resultados adversos, como en Guerrero, es culpa de todos”.
Comentó que las voces que han exigido la renuncia de todo el comité ejecutivo nacional del PRD, son reclamos “de algunos perredistas radicales, que se mueven a nivel nacional, pero que no tienen bases o trabajo de estructura, y mucho menos recorren las colonias y las comunidades rurales cercanas, mucho menos los retirados; son éstos, ya ves que están de moda los intelectuales que se la pasan puro leyendo, como los universitarios, pero no tienen experiencia, práctica, ni estructura, sin embargo, hacen mucho ruido”.
El diputado local electo dijo que lo más viable es que la dirigencia tiene que concluir su periodo por el cual fue elegida, y no que sea removida por los resultados obtenidos. “Lo que se debe buscar es cómo se soluciona el problema de cara a lo que viene. Además, quienes integran la dirigencia nacional, son hombres con trayectoria y experiencia”.
Más que cambiar a las dirigencias, “lo que debemos hacer los perredistas es no abandonar la lucha; tenemos que seguir continuando el trabajo de que somos la mejor opción de gobierno y buscar mejorar la sociedad”.
El también dirigente en el Estado de la corriente Democracia Social, puntualizó que “sería un error cambiar de caballo cuando estamos de frente a los trabajos partidistas, rumbo al 2018, tras enfatizar que “los malos resultados no es responsabilidad total de la dirigencia nacional; no, es una participación de todos, desde el candidato, hasta de quienes se hicieron cargo de la estructura, promoción del voto, y de la capacitación. Hubo fallas, pero sobre todo, hubo recursos para la gente, por lo que cambió su preferencia al recibir un apoyo o estímulo que llegó a sus manos”.
Dijo también que tanto a nivel nacional como estatal, hubo simulación y traición de algunos perredistas durante el proceso electoral; en este sentido, “debe analizarse la situación por cada Estado, porque en algunos hubo simulación de campaña. Hay que reconocer que muchos de los que se dicen perredistas se fueron a otro partido, como Morena, o al PRI, se movieron, y ya que pasó el proceso, otra vez se regresan al PRD, muy demócratas, pero anduvieron en otros partidos”.

En el caso concreto de Guerrero, en donde también algunos perredistas exigen la renuncia de la dirigencia que encabeza Celestino Cesáreo, dijo que quienes están en esa línea son “gente que quieren lograr espacios sin que sea a través de votos. Aquí debe ser a través de la votación, a través de los consejeros. Lo mejor es que no haya cambios”, comentó. (NOTYMAS)
Publicar un comentario